Electricidad y elecciones nacionales

May 17, 2016 | NOTICIAS

El suministro de electricidad constante y confiable no debería ser una preocupación en plena segunda década del siglo XXI partiendo del hecho de que existe la tecnología, el ‘know-how’, la experiencia y los equipos necesarios para que los cortes eléctricos o apagones sean cosa del pasado.

La semana previa a las elecciones nacionales celebradas ayer, surgió la gran preocupación en cuanto a la garantía del suministro eléctrico constante para no afectar los comicios electorales. Ante tal preocupación, las empresas e instituciones tanto del sector público como privado vinculadas al sector eléctrico se abocaron a ofrecer a la Junta Central Electoral (JCE) las garantías necesarias de un suministro ininterrumpido durante el día de las elecciones.

Las empresas de distribución y transmisión externaron sus garantías y acciones de soporte para garantizar que en los lugares donde se efectuarían el conteo o escrutinio de los votos estuvieran resguardadas, y hasta presentaron sus planes de contingencia ante posibles eventualidades y emergencias.

En el caso de las empresas de generación privada, las mismas a través de la asociación que las agrupa, visitaron al presidente de la Junta Central Electoral (JCE) con el interés de darle las garantías necesarias de que todas sus plantas eléctricas estarían disponibles para operar a excepción de las que estuvieran fuera de servicio por razones de mantenimiento programada. En efecto, dichas empresas cumplieron a tal punto que días antes de celebrarse los comicios tenían una capacidad instalada disponible de 2,686 MW sin tomar en cuenta el suministro de las generadoras hidroeléctricas. Inclusive, plantas como CESPM 1 (100 MW) e ITABO II (130 MW) que estaban en mantenimiento programado, aceleraron su proceso y entraron en servicio días antes para así robustecer la promesa realizada al país.

Cabe mencionar que independientemente de las garantías de suministro que ofrecieron las empresas generadoras, distribuidoras y de transmisión, la JCE disponía de un sistema de emergencia propio que garantizaba su abastecimiento ante fallos inesperados propios del sistema eléctrico nacional.

A raíz de una llamada que nos hizo el Dr. Roberto Rosario Márquez, presidente de la JCE accedimos a su invitación cuatro días antes de las elecciones, para que presidiéramos una comisión de especialistas eléctricos que pudiésemos evaluar las condiciones en que se encontraba la sede central en cuanto a su sistema eléctrico de emergencia. Atendimos tal llamado como el deber nos manda como ciudadanos y conformamos una comisión de muy alto nivel integrada por los Ing. Luis Moquete, presidente de PRODEINCA, ingeniero Jaime Fernández, gerente general de ELECTROM, ingeniero George Reinoso, especialista eléctrico, pasado Superintendente de electricidad, ingeniero Lenin Díaz, gerente general de INPROCA y el ingeniero Aníbal Santana, presidente de CONVEXA. Esta comisión realizó un recorrido por las instalaciones eléctrica de la JCE y pudo constatar las condiciones en la que se encontraba dicha sede y las posibilidades de dar respuesta ante la falla del servicio eléctrico.

Las conclusiones ofrecidas al presidente de la JCE fueron que el sistema eléctrico que tenían en la sede era robusto y técnicamente redundante, ya que poseía 3 plantas eléctricas de emergencia en cascada, así como equipos de UPS e inversores para el cuarto de máquinas (cómputos), por lo que las posibilidades de fallo eléctrico eran muy reducidas en condiciones normales si a eso le agregábamos los dos circuitos adicionales con que cuentan de EDESUR.

Vale la pena saludar todo el esfuerzo y reconocer el seguimiento directo y personalizado del Dr. Roberto Rosario Márquez, presidente de la JCE para garantizar que no hubiese fallo de la electricidad en los comicios. Inclusive recibimos llamadas de él para consultarnos el sábado, un día antes de las elecciones; así como también debemos reconocer las labores del Ing. Cristino Sánchez de Edesur quien desde el punto de vista técnico garantizó que tanto la sede central de la JCE como el Dominican Fiesta (centro de operaciones) gozarán de circuitos privilegiados de energía.

El autor es vicepresidente ejecutivo de la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE).